Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

TSM, UNA APUESTA POR LA CALIDAD

Carmelo Rodero es una de las bodegas más representativas de la Ribera del Duero, y el prestigio de sus vinos es conocido actualmente tanto dentro como fuera de España. Un hecho que no solo exige dedicación, sino compromiso por su trabajo y espíritu de superación. Esta bodega familiar ha tenido muy claro desde siempre estos pilares, en los que se apoyan para elaborar vinos de gran calidad, gracias a sus mimadas «perlas negras».

Desde 2003, Carmelo Rodero viene trabajando en un vino único, que no encaja en los moldes establecidos de la Denominación de Origen, el TSM. Un multivarietal elaborado con un 75% de Tempranillo, un 10% de Cabernet Sauvignon y un 15% de Merlot. Estas proporciones, que rozan los límites marcados por el Consejo Regulador, son una muestra del carácter de la segunda generación de Carmelo Rodero. 

Atreverse a innovar, hacer algo menos habitual y romper los esquemas, es todo lo que han tratado de perseguir con este producto. En palabras de Beatriz Rodero, directora técnica de Carmelo Rodero, surgió tras la necesidad de presentar un vino que se saliera del perfil clásico de Ribera del Duero, para tratar de llegar a ese tipo de clientes menos clásicos y sorprenderlos con una línea más moderna y juvenil. «Querían aportar algo nuevo a un sector muy tradicional, pero que tampoco se saliera de los parámetros que la D.O. exige». 

Se podría pensar, entonces, que el perfil de consumidores del TSM es joven, pero la realidad es que el mundo del vino, tal como relata Beatriz Rodero, «es muy subjetivo y cada persona, independientemente de su edad, busca vinos diferentes». Si bien es cierto que «el público joven busca vinos más afrutados, con menos tiempo en barrica», el TSM es un vino que está llegando a todos los perfiles posibles.

El ensamblaje conformado la frescura de la Cabernet Sauvignon, el toque frutal de la Merlot y el carácter de la Tempranillo, así como los distintos tiempos en barrica con los que juegan en la bodega, hace del TSM un vino que ha alcanzado infinidad de reconocimientos a lo largo de estos últimos años. Premios como el recién obtenido Gran Oro del Real Casino de Madrid, o reseñas de 97 puntos en la Guía Proensa, o puntuaciones de 98 en la Guía Gourmets, o Vivir el Vino.

La calidad de esta referencia es merecedora de estos galardones. Para elaborar este producto, no solo se han utilizado distintas variedades de uva, sino que también se ha tratado de que estas fueran de la mejor calidad posible. Tal como nos relata Beatriz Rodero, tras cada añada, «siempre se intenta mejorar, basando los esfuerzos en la aspiración a un vino superior en cada añada».

El objetivo de la bodega, que con el paso de los años el TSM se posicione como uno de los vinos más excelentes del mercado.

Compartir

También te puede interesar...

PREMIO A BODEGUERO DEL AÑO

En el 37º Salón Gourmets de Madrid, un evento que reúne lo mejor del mundo gastronómico y vinícola, nuestra bodega fue el escenario de reconocimientos

EL PRIMER PASO: LA PODA EN SECO

El mes de enero marca el comienzo del periodo de poda en seco en las viñas. Este proceso es más que una tarea obligada; es